Postura guerrero yoga

🎉 Postura guerrero yoga

⭐ Variaciones de la postura del guerrero

Harías bien en concentrarte en las cinco posturas del guerrero si buscas una secuencia rápida y vigorizante de posturas de yoga de pie para tu práctica en casa. Aunque estés familiarizado con estas posturas, debes añadir un montón de detalles sutiles a tu postura para conseguir todo su valor de forma segura, a la vez que refuerzas las piernas y el corazón y fortaleces la flexión hacia delante y hacia atrás.
Primero, haz un par de saludos al sol para calentar, si tienes tiempo. Para adaptar la duración de la secuencia, determina de antemano cuántas respiraciones quieres que lleve cada postura. Si no estás seguro, empieza cada postura con tres respiraciones. Cambia a una nueva postura en cada respiración para conseguir una serie más de cardio.
Empieza por ponerte delante de la esterilla en la Postura de la Montaña. Una buena forma de llevar el cuerpo a una posición neutra y empezar a aprovechar la alineación es hacer algunas respiraciones aquí. Intenta abrir los hombros al inhalar para que las manos se vuelvan hacia arriba, lo que ayuda a llevar los omóplatos hacia la espalda.
Para entrar en el Guerrero I, mueve el pie izquierdo hacia la parte posterior de la esterilla. Lleva el talón izquierdo al suelo y gira los dedos de los pies hacia fuera en un ángulo de unos 45 grados. Empieza a doblar la rodilla derecha de forma que quede sobre el tobillo.

💫 Postura del guerrero 1 2 3

Guerrero I Virabhadrasana I es una postura de yoga de pie que lleva el nombre de Virabhadra, un guerrero mitológico hindú. Virabhadra, la encarnación del dios Shiva, era feroz y poderoso, con mil brazos, pelo y ojos de fuego. El Guerrero I convierte la fuerza de esta deidad en una postura que construye concentración, control y estabilidad.
Virabhadrasana I, al tiempo que fortalece las pantorrillas, los tobillos y la espalda, extiende toda la parte delantera del cuerpo. Se trata de una postura de pie alta que mejora la fuerza, el equilibrio y la coordinación. El vientre, las rodillas y los arcos de los pies se tonifican. Esta postura también estira el pecho y los pulmones, refuerza la capacidad respiratoria y vigoriza el cuerpo. La ciática puede ser terapéutica. También facilita una mayor flexibilidad, fuerza y amplitud de movimiento en los pies, ya que calienta todos los músculos, aumentando la circulación.
El Guerrero I induce a una concentración profunda más allá de la postura física. Centrarse en los cimientos y en la creación de la postura elimina las distracciones y afina el enfoque desde la base. Tu mente se vuelve centrada, cómoda y transparente.

👶 Postura del guerrero humilde

Poses similares a la Virabhadrasana fueron identificadas a principios del siglo XX, independientemente del yoga, en una fuente europea, concretamente en el texto danés de Niels Bukh de 1924 Grundgymnastik eller primitiv gymnastik (conocido como Primary Gymnastics en inglés). 9] Las posturas de Bukh proceden de una tradición de gimnasia escandinava del siglo XIX que se remonta a Pehr Ling y «llegaron a la India» a principios del siglo XX.10]
Una versión del mito de Virabhadra es que Daksha, el poderoso sacerdote, hizo un gran yagna (sacrificio ritual) pero no invitó a Sati, su hija menor, y a Shiva, su marido, el supremo gobernante del universo. Sati se enteró y quiso ir sola al yagna. Sati entró en una discusión con su padre cuando llegó. Hizo un voto a su padre, incapaz de soportar sus insultos: «Puesto que fuiste tú quien me dio este cuerpo, ya no deseo estar asociada a él». Entró en el fuego y se arrojó. Se entristeció cuando Shiva se enteró de la muerte de Sati. Sacó un mechón de su pelo y lo golpeó contra el suelo, donde se levantó un poderoso guerrero. Shiva llamó a este guerrero Virabhadra y le ordenó que fuera a la Yagna a matar a Daksha y a todos sus invitados .2]

🥨 Guerrero del yoga 2

A cualquiera que haya asistido a una clase de Yoga y haya pisado un pie, le habrán dicho que mantenga una comba, que cambie de gato a vaca o que se levante en un perro mirando hacia abajo. Muchas de estas posturas tienen su nombre porque sus formas se asemejan a un animal o a una característica, pero algunas tienen una historia real arraigada en la historia de la India y la tradición hindú. Virabhadrasana o Guerrero (I, II y III) El mito de Virabhadrasana comienza con Daksha, un poderoso sacerdote que no logró invitar a un sacrificio ritual a su hija Sati y a su marido Shiva. Sin embargo, Sati quiso acudir a la ceremonia pero, humillada por su padre, se arrojó al fuego del sacrificio y murió. Cuando la noticia llegó a oídos de Shiva, éste se conmocionó y, frustrado, se arrancó un mechón de pelo y lo arrojó a la tierra. Un poderoso guerrero llamado Virabhadra surgió de la tierra, dispuesto a luchar por Shiva. El marido de Sati lo envió a matar a Daksha y al sacrificio, y se retiró a la meditación para lamentarse después de que su venganza se consumara. Más tarde, Sati resucita y ella y Shiva vuelven a encontrar el amor juntos. La pose del Guerrero I representa al héroe llegando con dos espadas en la mano a la ceremonia. El Guerrero II representa al héroe concentrándose en su misión y el Guerrero III con las dos espadas representa el asesinato de Daksha. Este cuento es un recordatorio de que la violencia o la venganza nunca es una forma de minimizar el sufrimiento de uno, ya que Shiva siempre estuvo de luto después de matar a Daksha.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad